Blogs y Pasión

Don’t start blogging gor money; start blogging because of your passion
Fran Warren, de PostSecret.

La semana pasada charlábamos con Christian Van der Herst de un tema puntual: el desánimo que muestra muchos bloggers sobre los resultados de su blog, en particular la cantidad de visitas. Y apareció un tema que muchas veces discutimos: que muchos de los que comenzaron a bloggear en los últimos tiempos, en particular desde 2005 para acá, lo habían hecho con muchas expectativass comerciales. Léase: ganar dinero, vivir de esto, obtener ingresos interesantes de la actividad desarrollada con el blog.

Y allí aparece un punto interesante: la “pasión”. Quienes arrancamos en algún período situado antes de 2004, tener un blog no era algo asociable al dinero ni a las tarjetas de cumpleaños feliz nacionales como se señalaba en algunos casos. Ni se nos pasaba por la cabeza esa posibilidad. Más bien, lo que primaba era la posibilidad de expresarse sin tener que pasar por los medios. Algo que más de uno llamó “ego”. Otros optaron por llamar a eso “pasión”. Y es interesante, porque la palabra se transformó en una forma de legitimar el posicionamiento que hoy tienen muchos bloggers que arrancaron varios años atrás: que su éxito está basado en un genuino interés relacionado con la pasión antes que con el interés material. Claro que en el camino encontraron que podían tener ingresos de ello, pero en realidad era una forma de “monetizar la pasión”, no una simple búsqueda de un negocio rentable.

Si en ese momento había “pasión” era porque, básicamente, no existían otras motivaciones. Esa “pasión” podía ser política, profesional o simple ganas de figurar. Pero el interés material aparecía tan lejano que ni siquiera era tomado en cuenta. Por ello, la “pasión” no era la opción; era lo único que estaba presente. Hoy si hay opciones; se puede apuntar a un blog como un interés personal o como un negocio (que, por cierto, es algo que cada vez cuesta más posicionar, por la enorme competencia por la atención de los usuarios). Pero destacar como una virtud a la “pasión”, cuando en algún momento simplemente era lo obvio, me parece a veces como una forma bastante clara de legitimar la posición de muchos bloggers en la Red. Suena a que “éramos mejores como generación” en tanto no pensábamos en el dinero. Claro, no lo tomábamos en cuenta porque no estaba. Ahora hay poco, en particular en la blogosfera en español, pero ha alcanzado para cambiar muchas de las cosas que dábamos por sentado.

Igual, siempre me encanta reservar ciertos espacios para escribir sobre lo que tengo ganas, aún cuando el blog tenga 20 visitas al día. Si a eso le quieren llamar “pasión”, adelante.

La cita de Fran Warren está tomada de Blogging Heroes, el libro de entrevistas de Michael Banks, editado algunas semanas atrás por la editorial John Wiley and Sons.

Como influyen los blogs en nuestras vidas

Las razones del éxito de los blogs en los últimos años suelen aparecer, en muchas notas, sólo enfocadas en los blogs mismos: que son creativos, que están escritos con pasión, que muchos de los que escriben sobre ciertos temas son expertos en ellos, que construyen una agenda oposicional a los medios… Pero no siempre se cita a una de las principales razones del éxito de los blogs, como señaala con mucha razón Tinder: Google.

Los blogs parecen un formato creado para Google. Como este buscador le daba mucha importancia a los enlaces entrantes y salientes a la hora de dotar de “relevancia” a un sitio, los blogs escalaron alto en las búsquedas de Google. De hecho, la mayor parte de los blogs con más de mil visitas por día reciben una parte sustancial de sus visitas desde este buscador. Y con “sustancial” decimos más del 60 ó 70%.

Dice Scoble: “tener un blog es la mejor manera de ingresar en Google”. Simplemente, porque muchos de ellos han sido clasificados como relevantes, y reciben muchas visitas desde el buscador.

En los útimos meses, han comenzado a aparecer voces un poco pesimistas sobre los blogs, en particular porque algunos bloggers conocidos han cerrado sus sitios. Muchos de los blogs más conocidos ya no crecen en visitas como años atrás, y buena parte se puede deber a que Google ha comenzado a refinar sus búsquedas para no dar tanta importancia a los blogs. Sobre todo en un momento en el cual las redes de blogs se la pasan citándose entre sí­, y funcionan casi como granja de enlaces.

De la misma manera en que Google tuvo un protagonismo central en el éxito de los blogs, también puede jugar un papel central en la caída de su popularidad, o al menos en su menor crecimiento en cantidad de visitas. Puede hacer subir a tu blog, pero también lo puede bajar rápido. Muy rápido.

Claro que la calidad del contenido cuenta. Pero si nadie te encuentra en los buscadores, no vas a crecer demasiado en visitas. Algo que, para los proyectos más comerciales, es fatal.

Las citas de Robert Scoble pertenecen al capítulo 10 de Blogging Heroes, el libro de entrevistas a bloggers publicado por Michael Banks hace unos meses. La editorial es Wiley.